El artículo hace una aproximación sobre apps relevantes para la salud mental, centrándose en aplicaciones de apoyo para la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento, así como también de apoyo en la educación y la gestión de la enfermedad por parte de los pacientes. Muchas de estas apps han sido analizadas por expertos para evaluar su idoneidad en enfermedades como psicosis, depresión, ansiedad, trastornos por abuso de alcohol, problemas de sueño o pérdida de peso.

Apps para la evaluación y diagnóstico de problemas de salud mental

Las apps pueden ser un apoyo en el diagnóstico de dos formas distintas: facilitando a los profesionales información del diagnóstico y facilitando la recolección de datos. Se ha comprobado la utilidad de las apps en estos ámbitos. En un estudio publicado en 2011, el 50% de los médicos informaron sobre la facilidad de las apps para el diagnostico mientras que un 43% reportó la importancia de las apps para la interpretación de valores y datos del laboratorio. Un ejemplo es la aplicación Lab Tests Online UK , que permite al profesional accede a las explicación de los resultados obtenidos a través de un motor de búsqueda o un índice en la app. La app también incluye información útil y actualizada sobre revisión y exámenes médicos y índices de patologías.

Apps de apoyo en intervenciones psicosociales

Entre las muchas apps relacionadas con la psicología, incluidas en la lista del portal NHS Choices apps site se incluye una llamada Phobia Free. Esta app es un soporte para el tratamiento de las fobias a través de juegos de realidad aumentada. Otra app, la DBT Field Coach, recomienda y da instrucciones de ejercicios y recordatorios para ayudar a pacientes con trastorno de la personalidad limítrofe (borderline) a gestionar sus crisis emocionales.

Aplicaciones centradas en pacientes de salud mental: educación y autogestión

Una larga lista de apps de salud mental están dirigidas al público en general. Un ejemplo es la Moodscope de NHS Choices que permite al usuario hacer un seguimiento de su estado de ánimo y sus comportamientos. Los resultados se van almacenando y, si fuera necesario, el usuario podría permitir al profesional médico acceder al historial de la app para facilitar la evaluación del paciente.
Las apps de autogestión personal crean historiales de salud distintos en términos de composición y de funcionalidades al de los historiales clínicos. Los pacientes están más empoderados si gestionan su historial y manejan el acceso de los profesionales.

Sin duda, el uso de las TIC en el campo de la salud mental representa una gran oportunidad en muchos sentidos, aunque no exenta de riesgos. Una de las principales dificultades es la regulación de las apps de salud mental debido al gran número de aplicaciones disponibles. Muchos estudios han subrayado la evidencia de aplicaciones médicas inseguras, por lo que las instituciones de salud pública deben empezar sin falta a identificarlas, evaluarlas y regularlas.

 


Fuente: Marley J. and Saeed F. Mobile telephone apps in mental health practice: uses, opportunities and challenges. BJPsych; Diciembre 2015. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4706212/