Entrevistamos a Marta Sánchez Bret, mánager del Clúster de Salut Mental de Catalunya. Este clúster es el único que existe en el mundo en el ámbito de la salud mental. Tiene su epicentro en el municipio de Sant Boi de Llobregat, España.

  • ¿Cuál es el origen del clúster de salud mental?

El clúster es una iniciativa público-privada. En Catalunya, desde la vertiente pública la política de clústeres se trabaja desde el departamento de industria y competitividad de la Generalitat de Catalunya. Dentro de éste hay una unidad de clúster que lleva trabajando desde hace veinte años. La palabra “clúster” significa “gremio”, por tanto es una asociación de productores y proveedores de Servicios y productos que son competencia entre ellos y trabajan en un área territorial común. La diferencia respecto a los gremios es que el clúster va un paso más allá, es una plataforma que pone en contacto a todos los agentes que intervienen que participan en las diferentes fases de la cadena de valor de salud mental a través de eventos, actos, formación con el objetivo que la transferencia de conocimiento de estos agentes se comparta entre ellos. Al compartirla, aparecen nuevas ideas, se potencia la innovación y se generan nuevos proyectos para este mercado. Asociados en forma de clúster se ha comprobado que se mejora la competitividad, la rentabilidad y también los indicadores macroeconómicos. Actualmente, en Catalunya hay 30 clústers certificados por la Generalitat a través del programa “Catalonia Clusters”.

El origen del clúster de salud mental es un poco diferente respecto los demás clústers porqué surge a raíz de un plan de actuación local de Sant Boi de Llobregat del 2008 cuando se detecta que en este municipio hay muchos puestos de trabajo asociados a la salud mental. En 2013 se crea una asociación sin ánimo de lucro llamada “Clúster Salut Mental Catalunya”. En los últimos tres años hemos potenciado el número de socios, hemos recibido la certificación europea para participar en el programa “Catalonia Cluster” y hemos recibido subvenciones para apoyar la divulgación del clúster. En esta asociación se realizan actividades en salud mental sobre la promoción, la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, la recuperación y de la reinserción social y laboral.

clúster de salud mental de Catalunya

  • ¿Qué tipo de actividades se desarrollan en el clúster para potenciar el conocimiento y la difusión de la salud mental?

El clúster propone un calendario anual de seguimiento con actividades en forma de networking, presentaciones de casos de éxito, actividades estratégicas alrededor de diferentes temes, workshops y ponencias, se participa en ferias y congresos. El clúster no lidera estas actividades, pero promueve que sean los socios miembro los que, como expertos en salud mental, lideren las iniciativas y la difusión del conocimiento en salud mental. Por ejemplo, este año hemos hecho tres sesiones del “projecte tractor” que han consistido en extraer de una manera sencilla y transferir el conocimiento de los procesos de las diferentes áreas de salud mental (tratamiento, cronicidad, diagnostico…) a otros sectores como el de las nuevas tecnologías. Este sector ha hecho una inmersión en la salud mental y ha presentado soluciones tecnológicas para mejorar alguno de los diferentes aspectos que giran entorno de la salud mental. Algunas de ellas se han presentado en forma de werable, en proyectos de gamificación, de realidad virtual aumentada…

  •  ¿Qué iniciativas o proyectos TIC se han desarrollado desde el clúster?

En investigación, el clúster ha impulsado un estudio de la materia gris del cerebro en trastornos bipolares. Se trata de una búsqueda de indicadores cuantitativos, llamados biomarcadores, que den evidencias de enfermedades que se puedan desarrollar ahora o en el futuro. En este sentido, se ha realizado una investigación genética y de neuroimagen y se ha podido contrastar en diferentes grupos de población cómo la neuroimagen puede ayudar comparativamente a indicar qué tipo de individuos podrían ser más sensibles a padecer un trastorno bipolar en el futuro.

Desde la vertiente del diagnóstico se ha trabajado conjuntamente con empresas que hacen brain stimulators, o la lectura a través de impulsos eléctricos de las corrientes que pasan por el cerebro, a través de un casco llamado Moevio que recoge datos de los distintos estímulos que pasan en diferentes tipos de cerebros. El tratamiento de los datos recogidos se realiza con open data y big data: open data para abrir los datos a otros especialistas, y big data porqué hay tal cantidad de datos que hay que poder establecer algoritmos para poderlas trabajar y encontrar evidencias.

Se han encontrado evidencias, por ejemplo, en el Párkinson, donde se ha comprobado que dando determinados estímulos eléctricos en distintas partes del cerebro se pueden evitar las crisis. En otras enfermedades como la psicosis incipiente y la psicosis aguda se ha evidenciado que el reconocimiento de síntomas previos o de biomarcadores previos a las crisis, pueden recogerse en werables o por intervenciones ecológicas momentáneas donde también se recogen datos de los pacientes en diversos días, que se suben a la nube, se analizan los datos y se extrae un patrón. Se trata de llevar la experiencia presencial adquirida a un soporte tecnológico.

También hay iniciativas de realidad virtual que ya se utilizan para tratar fobias. Este tratamiento el paciente lo puede realizar tanto en la consulta médica como en casa de forma virtual y supervisada por el médico, ya que todos los datos de la sesión se registran en la nube.

  • ¿El clúster tiene intenciones de internacionalizarse?

Tenemos una ventaja competitiva: no hay otro clúster de salud mental en el mundo. Esto es una fortaleza y, a su vez, una debilidad. Es una fortaleza porqué si se hace bien, se crece de forma sólida, se establecen criterios de excelencia y se transmite este conocimiento de salud mental, podemos ser los primeros en exportar la visión del clúster a nivel internacional. Como debilidad, el hecho de que no haya nada hecho en forma de clúster supone que tenemos que empezar desde cero sin ningún modelo previo, y esto requiere que los socios del clúster crean en él y entiendan que es un objetivo a trabajar a largo plazo. Se debe construir poco a poco.

En el clúster trabajamos en distintas comisiones. La primera reunión de la comisión de internacionalización se realizó el pasado mes de abril, y se manifestó el interés de los socios en la internacionalización divulgativa a través de soportes digitales, mientras que sobre la internacionalización asistencial hubo más interés en aprovechar la marca Barcelona para poder ofrecer paquetes de productos asistenciales en salud mental a través de, por ejemplo, la Barcelona Health Destination. Estos paquetes pueden tener un soporte con herramientas como la telemedicina para hacer un seguimiento del paciente. En este sentido, abrir la internacionalización asistencial a otros países no se contempla ya que no se puede liderar desde el clúster. Es un aspecto más corporativo a tener en cuenta por cada socio y requiere además una inversión por parte de cada institución.