Mientras es sabido el alto índice de readmisión hospitalaria de pacientes con trastornos mentales y con comorbilidades físicas, poco se conoce sobre las pautas de utilización hospitalarias o de si la continuidad de la atención de los profesionales de enfermería tiene algún impacto en las hospitalizaciones futuras.

La comorbilidad psiquiátrica tiene unos costes sanitarios superiores en un 60-75% comparado con los pacientes que no padecen ninguna comorbilidad. Además, los costes en salud se triplican en personas que  tienen enfermedades mentales y trastornos por abuso de sustancias.

Estos retos se hacen visibles de manera notable cuando los pacientes son transferidos de hospitales de agudos a los servicios ambulatorios. La coordinación en la atención médica es crucial cuando se dan las altas a los pacientes con enfermedades psiquiátricas. Sin embargo, muchos estudios se centran únicamente en las necesidades psiquiátricas sin incluir las necesidades complejas de estos pacientes que además presentan comorbilidades físicas.

A finales de 2008, el estado de Carolina del Norte (Estados Unidos) empezó una iniciativa para fortalecer la gestión de la atención primaria caso a caso, destinando recursos para asegurar transiciones seguras del paciente en el transcurso del hospital a su hogar, y coordinando la atención primaria y domiciliaria para todos los pacientes con condiciones crónicas complejas, como la esquizofrenia. Estudios anteriores demostraban que los índices de readmisión hospitalaria de pacientes con condiciones médicas crónicas se podían reducir a través de la continuidad de la atención transitoria por profesionales de enfermería.

Sobre la iniciativa del estado norteamericano se realizó un análisis anual –de Julio de 2010 a junio de 2011- para describir la complejidad de las pautas de utilización hospitalaria en pacientes crónicos complejos (esquizofrenia y alguna enfermedad física crónica añadida), para examinar el impacto de las intervenciones de atención de enfermeros durante la transición del paciente del hospital a su hogar. El estudio tenía un interés específico en analizar los motivos de la readmisión hospitalaria de estos pacientes. Durante el periodo del estudio, el número de pacientes dados de alta diariamente era superior al que el programa de atención post-alta podía asumir.

Resultados del estudioreadmisión hospitalaria

Un total de 1.717 pacientes, hospitalizados en 100 centros de Carolina del Norte, cumplían los requisitos del estudio.  El 47% de los pacientes fueron ingresados por psicosis, un 4% por sobredosis, un 2% por dolor de pecho, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, diabetes y otros y un 1% por depresión, neumonía, fallo renal y otros.

Un total de 1.104 pacientes (64%) recibieron atención post alta de continuidad. Los que recibieron está atención presentaron una menor probabilidad de tener un reingreso psiquiátrico (un 43,2% frente a un 63%), y eran más proclives a haber sido dados de alta de un hospital con más de 500 camas (39,6% respecto a 24,5%).

Entre ambos grupos, aquellos que recibieron una atención de continuidad y aquellos que no, se registraron 980 readmisiones hospitalarias: 498 para tratamiento psiquiátrico y 482 para no psiquiátricos.

Resalta el dato de que 348 (36%) reingresos tuvieron lugar en centros hospitalarios distintos al de la primera hospitalización. Los pacientes hospitalizados para tratamiento psiquiátrico eran más propensos a ser reingresados en un hospital distinto, a diferencia de los ingresados por causas físicas. (41% respecto a un 30%).

Tiempo de readmisión

Casi el 70% de los pacientes con esquizofrenia y una comorbilidad física fueron hospitalizados  más de una vez a lo largo del año analizado, alternando la causa de hospitalización (física o psiquiátrica) en un 20% y cambiando de hospital en el 36% de los casos.

Los pacientes que recibieron atención de continuidad presentaron un índice más bajo de readmisión independientemente del tipo de hospitalización, por motivos físicos o psiquiátricos. Después de un ingreso no psiquiátrico, el 18% de pacientes con una atención continuada fueron readmitidos en menos de 30 días, en comparación con el 27% de los pacientes readmitidos en el mismo periodo que no recibieron dicha atención.

El artículo refleja la evidencia de la relación entre atención continuada con la reducción del riego de reingreso del grupo de pacientes estudiados. El seguimiento proactivo al alta debe cubrir las necesidades de pacientes psiquiátricos y en especial,  de aquellos con una enfermedad mental severa complicada con patología física.

 


 

Fuente: Jackson C, DuBard A, Swartz M, Mahan A, McKee J, Pikoulas T, Moran K, Lancaster M. Readmission patterns and effectiveness of transitional care among Medicaid patients with schizophrenia and medical comorbidity. North Carolina Medical Journal. Octubre 2015. Disponible en: http://www.ncmedicaljournal.com/content/76/4/219.full.pdf+html