En algunos hospitales españoles se ha empezado a aplicar una técnica innovadora no invasiva para tratar la depresión. Se trata de la estimulación magnética transcraneal profunda a través de tecnología de vanguardia que la Agencia de Medicamentos estadounidense – la FDA- aprobó en 2008 su utilización. En Europa se autorizó el método de la estimulación magnética transcraneal profunda  en octubre de 2014 para el tratamiento de la depresión resistente, y también fue validado para el trastorno obsesivo compulsivo, la esclerosis múltiple y el ictus.

Actualmente, en España hay unos dos millones de personas que sufren depresión, y aproximadamente, el 2,5% de ellos no responde a ningún tratamiento farmacológico años después de iniciarlo, por lo que se considera que sufre depresión resistente. El nuevo método se basa en la aplicación de pequeños pulsos de energía, semejantes a los producidos por la resonancia magnética, sobre el cráneo mediante unos cascos acolchados, de manera que penetran simultáneamente en la superficie y la profundidad del cerebro, normalizando la actividad de los neurotransmisores. La nueva técnica de estimulación magnética transcraneal profunda, a diferencia de la convencional, permite incidir de forma tridimensional, mediante las bobinas embutidas en el casco, en los nodos afectados por la dolencia, de forma que se reconstruye el circuito de recompensa que ha sido alterado por la depresión persistente.

Sufrir una depresión aguda guarda relación con la plasticidad neuronal, es decir, con la capacidad que tiene el cerebro para formar nuevas conexiones nerviosas a lo largo de la vida, en respuesta a la información nueva que recibe, a la estimulación sensorial, al desarrollo, a la disfunción o al daño. Al investigar la neuroplasticidad, que se conoce también como la renovación del cableado cerebral, se ha observado cómo las nuevas neuronas van a las áreas del cerebro que más usamos, lo que demuestra que la actividad puede moldear la mente. Estos avances en el conocimiento del cerebro han sido claves para desarrollar la nueva técnica de estimulación magnética transcraneal profunda.

Diversos estudios de investigación demuestran que la estimulación magnética transcraneal profunda beneficia a pacientes con depresión aguda tratados, bien porque se quedan libres de síntomas durante seis meses tras finalizar el tratamiento, o bien porque presentan una mejoría clara, entendida como tal la reducción del número de fármacos necesarios para poder controlar la enfermedad.

 


Fuente: Qingrong Tan. Efficacy of repetitive transcranial magnetic stimulation in the prevention of relapse of depression: study protocol for a randomized controlled trial. Trials journal, 2013. Disponible en: http://www.trialsjournal.com/content/14/1/338