Además de la depresión, el trastorno por estrés postraumático es el más común entre los refugiados, pero solo el 5% de ellos ha recibido terapia psicológica en países de acogida como Jordania, el Líbano y Turquía.

La guerra de Siria ha provocado 500.000 muertos en cinco años, más de 4 millones de refugiados y casi 12 millones de desplazados, con sus consecuencias tanto físicas como psicológicas en cada uno de ellos.

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), los problemas de salud mental más habituales de la población siria desplazada son: la depresión, los trastornos por duelo prolongado, el estrés postraumático y  la ansiedad. Muchos de ellos, entre los cuales niños, han tenido que vivir en campos de refugiados como mínimo un año antes de ser recolocados. La falta de tratamiento adecuado y unos niveles elevados de estrés empeoran su situación. Además, el acceso a atención sanitaria sigue siendo un obstáculo para la mayoría.

Aunque no hay datos que cuantifiquen cuántos de los refugiados sirios que viven en Europa sufren de trastornos psicológicos, un estudio publicado en 2015 por la Cámara Federal Alemana de Psicoterapeutas destaca que la mitad de los refugiados que viven en Alemania -destino final de muchos de los que han llegado a las costas griegas- tiene problemas de salud mental. Además, el 70% de los refugiados han presenciado situaciones de violencia y el 50% han sido víctimas de estas. Según las autoridades turcas, más de la mitad de los refugiados sirios que se encuentran allí necesitan apoyo psicológico.

En el caso concreto de los niños refugiados, la ONG International Medical Corps (IMC) ha destacado en un estudio reciente que la epilepsia, los trastornos intelectuales y de desarrollo, además de varios trastornos emocionales son las situaciones más comunes. Dichos problemas de salud mental tienen serias implicaciones a largo plazo desde el momento en que los niños requieren de más recursos en la escuela y en su transición a la vida laboral.

En lo que se refiere a la educación, Naciones Unidas estima que a mediados de 2015 más de la mitad de niños sirios no estaban inscritos en los colegios de los países de acogida. Por su parte, las mujeres y niñas están a menudo expuestas a sufrir violencia de género, matrimonios no deseados e incluso explotación sexual. El 91% de las niñas sirias entre 15 y 18 años en campos de refugiados no fueron a la escuela durante el 2014 al verse obligadas a trabajar para poder subsistir.

salud mental de los refugiados

Recomendaciones para mejorar las condiciones de salud de los refugiados

La ONG International Medical Corps ha identificado una serie de retos y recomendaciones que se deberían afrontar para que la situación de los refugiados evolucione positivamente. En primer lugar, hacer que la atención a la salud mental forme parte del sistema general de salud, hecho que favorecería la reducción del estigma hacia aquellos que buscan atención en este ámbito.

En segundo lugar, una mejora de la formación en salud mental de los profesionales de salud generalistas, junto con un aumento de profesionales de salud sirios en instituciones hospitalarias turcas. Este hecho mejoraría el acceso de refugiados sirios a este servicio. Además, es necesario que la comunidad internacional provea de más recursos a los países de acogida y que se priorice la atención a los trastornos de desarrollo de los niños.

Con el objetivo de coordinar los servicios ofrecidos por diferentes agencias, el ministerio de salud libanés estableció en 2014 un programa de apoyo a la salud mental y ayuda psicológica de la mano de UNICEF y la OMS. El informe del Migration Policy Institute recomienda la implantación de programas como este en los países que acogen refugiados, sobre todo para atender la vulnerabilidad de los niños. En caso de no cubrirse sus necesidades de salud mental, su desarrollo durante la adolescencia podría ser dispar y derivar en una generación perdida.

 


Fuentes:

Weissbecker I y Leichner A. Addressing Mental Health Needs among Syrian Refugees. Middle East Institute, septiembre 2015. Disponible en: http://www.mei.edu/content/article/addressing-mental-health-needs-among-syrian-refugees

Sirin S y Rogers-Sirin L. The Educational and Mental Health Needs of Syrian Refugee Children. Migration Policy Institute, octubre 2015. Disponible en: http://www.migrationpolicy.org/research/educational-and-mental-health-needs-syrian-refugee-children

Rubin S. Brain drain: the neglected mental health of refugees in Europe. Irin, marzo 2016. Disponible en: https://www.irinnews.org/feature/2016/03/09/brain-drain-neglected-mental-health-refugees-europe

Karasapan O. Syria’s mental health crisis. Brookings Institution, abril 2016. Disponible en: https://www.brookings.edu/blog/future-development/2016/04/25/syrias-mental-health-crisis/

 

Foto: ACNUR y Bjørn Heidenstrøm