La reflexión, el intercambio y el debate sobre las dificultades de la atención en salud mental a los refugiados han sido los tres ejes principales de la 1a jornada sobre “Atención a la salud mental de los refugiados”, que ha organizado el Institut Docent i Recerca Sant Pere Claver con la participación de 350 profesionales.

El responsable del equipo de investigaciones en etología clínica del Hospital de Toulon, Francia, Boris Cyrulink ha iniciado la jornada hablando de la vulnerabilidad y de la resiliencia de los refugiados.

Para Cyrulink, la resiliencia es un sinónimo de la convergencia de diferentes factores de nuestro entorno – principalmente biológicos, emocionales y socioculturales- que puede conducir a la persona que ha sufrido una situación traumática hacia un nuevo desarrollo positivo. Un entorno desfavorable genera un estrés que afecta al desarrollo emocional de las personas y especialmente de los niños y niñas.  En este sentido, Cyrulink ha afirmado que los menores no acompañados que emigran, son especialmente vulnerables y es muy complicado que puedan desarrollar la resiliencia “porqué no cuentan ni con el apoyo ni con la comprensión del entorno”.

Rachid Bennegadi, Director de Investigación del Centro Françoise Minkowska de París y Secretario General de la Asociación Mundial de Psiquiatría Social. Bennegadi ha sido el segundo conferenciante y ha centrado su ponencia para hablar de las competencias culturales y de las prácticas clínicas necesarias para tratar patologías mentales que pueden afectar a las personas refugiadas. Según Bennegadi, “expresamos el sufrimiento a través de las referencias culturales, sociales y espirituales que tenemos”, por eso, dominar las competencias culturales, ser empático y entender el sufrimiento del otro es esencial. Sin embargo, Bennegadi ha señalado que para conseguirlo “tenemos que ser más capaces de escuchar a la persona que tenemos delante. Primero la persona, después la cultura”.

Después de la conferencia inaugural se ha organizado una mesa redonda donde han participado diferentes profesionales para contextualizar la situación de los refugiados que llegan a Europa. Cada minuto, 24 personas huyen de su país a causa de un conflicto y cada segundo una persona abandona su hogar a causa de un desastre natural. Yolanda Osorio, psiquiatra del Parc Sanitari Sant Joan de Déu que ha participado en la elaboración de la Publicación Soma&Psy “Recomendaciones para una atención eficiente en salud mental a las personas solicitantes de asilo”, ha abierto el debate con datos clave sobre refugiados y migrantes. Osorio también ha descrito la importancia del rol de los profesionales de salud mental: “Como profesionales tenemos que ser portadores de los derechos de las personas a las que atendemos”, ha afirmado.

La exsecretaria de Estado de Migraciones, Anna Terrón, ha explicado el marco europeo sobre la acogida de solicitantes de asilo y ha señalado las carencias de los países de la Unión Europea para dar la respuesta apropiada en la acogida de los migrantes que cruzan el Mediterráneo hacia Europa. Lluís Recolons, responsable de estudios de la Fundació Migra Studium y María Helena Bedoya, responsable de asesoramiento jurídico del CITE-CCOO, han descrito las actividades académicas, jurídicas y de apoyo que realizan sus organizaciones. Bedoya ha destacado “la necesidad de trabajar en red para no hacer más difícil el camino de las personas para obtener su derecho de asilo”.

jornadarefugiats-salut-mental

Por la tarde, la jornada ha comenzado con un espacio para las entidades donde representates del Centro EXIL, ACCEM, LAFEDE.cat, y de la iniciativa “Barcelona Ciutat Refugi” han explicado sus programas en la atención a los refugiados. El psiquiatra infantil y director del Centro EXIL, Jorge Barudy ha señalado que “el sufrimiento deja huella a causa de las experiencias vividas” y que se debe entender la condición de afectado de los refugiados “para facilitar que recuperen su dignidad”. Para Claudio Moreno, psicólogo de la ong ACCEM es fundamental ofrecer servicios de atención integrados y adaptar las intervenciones a las necesidades específicas de las personas.

Para profundizar en la intervención psicosocial y comunitaria con los refugiados, diferentes psicólogos y psiquiatras de distintas organizaciones y de la administración pública han presentado su experiencia y buenas prácticas en la atención de los migrantes. Joseba Achotegui, psiquiatra y director del Servicio de Atención Psicopatológica y Psicosocial a Inmigrantes y Refugiados (SAPPIR) que atiende a estos colectivos desde hace 20 años, ha hablado sobre el Síndrome de Ulises, un concepto desarrollado por Achotegui que es una variante del duelo migratorio, que padecen alrededor del 15% de los migrantes.

La clausura de la jornada ha sido a cargo del conceller del Departamento de Salud Toni Comín, que ha mencionado el consenso entorno al nuevo modelo de salud mental que se va a implementar en Catalunya.

*Consulta la publicación Soma&Psy “Recomendaciones para una atención eficiente en salud mental a las personas solicitantes de asilo” aquí: http://somapsy.org/ca/publicacions-somaps