Los trastornos mentales suponen una inmensa carga para las personas, sus familias y la sociedad. Uno de cada tres europeos experimenta problemas de salud mental cada año. Sin embargo, la financiación para la investigación en salud mental en Europa es mucho menor que el impacto que estos trastornos tienen en la población.

El proyecto ROAMER es el primer estudio realizado sobre cómo la ciencia debe abordar el reto que supone la salud mental en Europa. El proyecto engloba a un grupo de investigadores en salud mental de renombre, un enfoque metodológicamente sólido, pragmático e integral, y una amplia participación de todos los agentes implicados.

La iniciativa marca seis prioridades integrales de investigación en salud mental que pueden tener un gran impacto en la atención sanitaria en los próximos 5 – 10 años en el continente. Se ha estimado que el coste de los trastornos mentales en Europa fue de 461.000 millones de euros en 2010 excluyendo los costes de la demencia. En España los trastornos mentales causan un 12% de la discapacidad total. Sin embargo, en el estado español sólo el 5,6% del presupuesto de investigación en salud se destina a salud mental.

El profesor Josep Maria Haro, coordinador del ROAMER, investigador del CIBERSAM y director de la unidad de investigación del Parc Sanitari Sant Joan de Déu, considera que “las seis prioridades de investigación establecidas por el proyecto ROAMER abordan cuestiones que pueden ser resueltas en los próximos 5 a 10 años si se cuenta con una inversión en investigación suficiente”. Por su parte, profesor José Luis Ayuso-Mateos, investigador principal del proyecto ROAMER en el CIBERSAM y Director del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid, afirma que “sólo mediante una decidida apuesta por la inversión en la investigación en salud mental se podrá aliviar la gran carga que suponen los trastornos mentales en Europa”.

Las seis prioridades de investigación se centran en los distintos actores que interactúan en el ámbito de la salud mental. En primer lugar, se apuesta por investigar en la prevención de los trastornos mentales, la promoción de la salud mental y las intervenciones en niños y jóvenes. El retorno estimado de la inversión de 1 euro en la detección precoz de los trastornos mentales supondría un beneficio que podría alcanzar los 10,27 euros. Si esta inversión se realizara en la prevención, el retorno económico sería de 18 euros y de 83,73 euros si se hiciera en la promoción de la salud mental.
En segundo lugar, identificar las causas de los trastornos y los factores de riesgo que subyacen a la comorbilidad y multimorbilidad, ya que la comorbilidad supone actualmente uno de los costes mayores y menos visibles de la asistencia sanitaria. La tercera prioridad se centra en incrementar el alcance de las redes de investigación, obtener bases de datos más potentes y mejorar así su la rentabilidad.

En el ámbito de la investigación se prioriza también la implementación de intervenciones novedosas y efectivas utilizando nuevos avances científicos y tecnológicos. Internet ofrece métodos sencillos y extremadamente rentables para proveer un tratamiento adicional que haría muchas intervenciones más efectivas sin grandes costes adicionales. Otra prioridad es la de reducir el estigma y empoderar a los pacientes y sus cuidadores en las decisiones sobre cuidados de salud mental e investigación. Actualmente, los efectos negativos del estigma y el cuidado informal tienen un mayor peso en las personas y grupos que ya estaban desfavorecidos, principalmente las mujeres. Finalmente, la sexta prioridad se basa en la investigación de la organización de sistemas sanitarios que analice la calidad del cuidado y tenga en cuenta los contextos y enfoques socioculturales y socioeconómicos.

La profesora Til Wykes, investigadora principal del ROAMER en el King’s College de Londres, afirma que: “el impacto de los trastornos mentales está aumentando. Ahora tenemos los conocimientos científicos para cerrar estas brechas. Financiar la investigación en salud mental beneficiará a todos a largo plazo, con un impacto a nivel de salud y bienestar así como económico”.

Para definir las seis prioridades del estudio ROAMER han colaborado más de 1.000 investigadores, pacientes y familiares de toda Europa y ha sido coordinado por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), dependiente del Instituto de Salud Carlos III.

ROAMER es un proyecto de tres años financiado por la Comisión Europea, dentro del Seventh Framework Programme, para crear una hoja de ruta coordinada para la promoción y la integración de la salud mental y el bienestar de las personas en la investigación en todo el continente, sobre la base de una metodología común y un marco conceptual que cubre todo el espectro de factores biológicos, psicológicos,epidemiológicos, de salud pública, los aspectos sociales y económicos de la salud mental y el bienestar.

 


Fuente: European Commission. ROAMER a road map for mental health research in Europe. 2015. Disponible en: http://www.roamer-mh.org/