La depresión y la ansiedad son los problemas de salud mental más comunes entre las mujeres embarazadas, y hasta un 12% padece una depresión y un 13% tendrá un brote de ansiedad en algun momento, aunque en muchos casos padecen ambas enfermedades a la vez. En el periodo de postparto y hasta el primer año de vida del bebé estos trastornos pueden afectar entre un 15 y un 20% de mujeres.

En el Reino Unido, el suicido es la segunda causa de muerte materna después de la sepsis, una violenta reacción inmunológica causada por una infección grave.

La salud mental se ha convertido en un área de vital importancia para el National Health Service (NHS) británico. El objetivo prioritario es mejorar la atención y la eficiencia en el acceso a los tratamientos. Ante la revolución en el ámbito de la salud mental que se pretende impulsar, el gobierno de David Cameron ha anunciado que todas las mujeres embarazadas recibirán atención de un especialista para tratar problemas psicológicos derivados del embarazo y el postparto.

Recientemente, el primer ministro hizo un llamamiento a acabar con el dato de que tres cuartas partes de las 40.000 mujeres británicas que al año desarrollan una depresión post parto no reciben el tratamiento de apoyo para que puedan seguir proactivas en el seno de la familia, proteger a los bebés y reducir su propio riesgo de suicidio.

Así, solo 10.000 mujeres de entre todas las que padecen una depresión postparto acceden a un especialista en salud mental perinatal. Para el 2020 el gobierno se ha comprometido a que toda mujer que lo necesite reciba tratamiento perinatal en salud mental.

Existe evidencia de la eficacia preventiva de las intervenciones de promoción de la salud y del tratamiento precoz de los trastornos mentales en esa etapa, tanto para la madre como para el bebé. Por eso hace tiempo que la Maternal Mental Health Alliance (MMHA), una coalición de más de setenta organizaciones profesionales y de pacientes que trabajan en salud mental materno infantil, pone de manifiesto la urgencia de intervenir para tratar los problemas de salud mental materna. La MMHA tiene la misión de mejorar la salud mental y el bienestar de la mujeres y de sus hijos durante el embarazo y el primer año postnatal.

En enero de 2016, el NHS anunció que destinaría 290 millones de libras a la creación de equipos comunitarios de salud mental perinatal y más camas en las unidades materno-infantil de los hospitales. El objetivo es dar atención a mujeres con trastorno traumático de estrés, psicosis y depresión postparto y otros trastornos mentales. Según el director adjunto del Centre for Mental Health más de 60 expertos en salud mental perinatal son necesarios para sumarse a los 120 profesionales ya existentes.

 


Fuente:

NICE. Antenatal and postnatal mental health: clinical management and service guidance; 2014. Disponible en: http://maternalmentalhealthalliance.org//wp-content/uploads/CG192-NICEguideline-20151112-1.pdf

The Guardian. Mental health now area of most public concern within NHS. 31 Diciembre, 2015. Disponible en: http://www.theguardian.com/society/2015/dec/31/mental-health-now-area-of-most-pubic-concern-within-nhs

The Guardian. NHS to give specialist help to tackle mental strain of childbirth. 11 de Enero, 2015. Disponible en: http://www.theguardian.com/society/2016/jan/11/david-cameron-revolution-maternal-mental-health?CMP=twt_gu