En el Reino Unido, el bienestar del empleado en su lugar de trabajo empieza a ser una cuestión muy debatida. Un aspecto de este bienestar es el apoyo a la salud mental de los trabajadores.

El informe de The Mental Health Foundation realiza, por primera vez, un análisis positivo de la contribución de las personas con un problema mental a la economía. El objetivo es cambiar la narrativa de la salud mental en el mercado laboral: pasar de hablar de la carga económica de los problemas de salud mental a entender la salud mental como un valor para las personas, las compañías y la economía.

Según el informe, en el Reino Unido las personas con un problema de salud mental aportan 226.000 millones de libras al producto interior bruto (PIB) del país, el 12,1% del PIB. Esta cifra es nueve veces superior al coste de la salud mental para la economía, entorno a los 25.000 millones de libras perdidos a causa la improductividad debida al mismo motivo: barreras al mercado laboral, bajas laborales o abandono del mercado laboral por parte de cuidadores informales.

Por este motivo, Mental Health Foundation ha realizado una encuesta a empresarios, managers y personas con algún trastorno mental, y una investigación cualitativa sobre algunas cuestiones clave planteadas en el mundo laboral.

Los datos de la encuesta recogen que solo la mitad de los diagnosticados con un problema de salud mental ha informado en su puesto de trabajo sobre su enfermedad, en los últimos 5 años.

El informe se centra en cinco grandes diferentes temáticas:

  • La importancia de la economía de salvaguardar la salud mental en el lugar de trabajo
  • Los beneficios del trabajo para la salud mental
  • Las experiencias laborales de las personas con un problema de salud mental
  • Las barreras para informar de la enfermedad: el estigma y la discriminación
  • Mejorar el apoyo a la salud mental en el lugar de trabajo

Las empresas necesitan sistemas y políticas de apoyo a la salud mental que se apliquen en todas la organizaciones de forma transversal. Según los autores, este apoyo solo es efectivo si los empleados saben que está disponible, que lo pueden utilizar o pedir sin miedo y que sea sobre todo útil.

 


Fuente: Mental Health Foundation. Added value: Mental health as a workplace asset. 2016. Disponible en: https://www.mentalhealth.org.uk/sites/default/files/added-value-mental-health-as-a-workplace-asset.pdf