Los autores de un nuevo análisis de costes han determinado que el coste adicional de proporcionar un tratamiento exhaustivo, interdisciplinario y basado en equipo para el primer episodio de psicosis (FEP) está justificado por los beneficios clínicos que aporta el tratamiento. Según su autor principal y profesor de psiquiatría y salud pública en la Universidad de Yale (Estados Unidos), Dr. Robert Rosenheck, el estudio proporciona una evidencia rigurosa de que las ventajas para la salud superan los costos adicionales de la intervención.

Los investigadores evaluaron la rentabilidad de las cuatro principales intervenciones del programa  Navigate (NAV) para el FEP: tratamiento farmacológico personalizado, psicoeducación de la familia, terapia individual y empleo y educación apoyados.Los investigadores utilizaron tres estrategias para evaluar la rentabilidad y los costes en relación con las ventajas del NAV comparado el tratamiento ambulatorio usual.El primer método, que utilizó modelos lineales mixtos, reveló más eficacia para el NAV así como más costes totales que el tratamiento en la población. El segundo método analítico, respaldó los mayores beneficios y costes del NAV. Se observó la máxima rentabilidad en pacientes con una baja duración de la psicosis no tratada (DUP).El tercer enfoque, que utiliza los beneficios netos para la salud (NHB), produjo una probabilidad de 0,95 de que el programa NAV fuese más rentable que el tratamiento ambulatorio.

“Por consiguiente, en los tres análisis, el NAV fue más eficaz y más costoso que el tratamiento ambulatorio habitual, con una rentabilidad considerablemente mayor en los usuarios con baja DUP, y cuando se utilizaron los costes de fármacos genéricos para los antipsicóticos”, puntualizaron el Dr. Rosenheck y sus colaboradores.

Una innovación atrevida

El estudio respalda científicamente una aplicación más genérica de un tratamiento intensivo temprano. Sin embargo, esto exige un cambio en el ejercicio clínico actual. Rosenheck explica que “básicamente, lo que hemos tenido durante 20 o 30 años es un tratamiento extrahospitalario asertivo en el que proporcionamos servicios muy intensivos a las personas más graves, las más discapacitadas, por un periodo prolongado. La innovación audaz es que ahora no estamos esperando para ver quién se agrava. Estamos diciendo, demos a todos este tratamiento intensivo en una etapa temprana, el cual ha demostrado mejoras en la calidad de vida, y el aspecto que ahora hemos añadido es que al parecer es rentable”.

Para Scott Krakower, jefe asistente de unidad en psiquiatría del Zucker Hillside Hospital de Nueva York que no intervino en el estudio, el tratamiento intensivo temprano de la psicosis está “concebido para proporcionar una mejor calidad de vida y evitar el agravamiento o el deterioro a medida que los pacientes envejecen”. Krakower afirma que contar con un modelo de atención integral a la esquizofrenia que utilice diversas intervenciones psicosociales “es realmente importante para el futuro y una buena forma de abordarla. Esta es una enfermedad multidimensional y realmente se necesita un equipo coordinado de tratamiento completo que garantice que estos pacientes obtengan la verdadera atención que necesitan para evitar que se agraven”.

“Sin un tratamiento temprano la cantidad de dinero que se invierte después en atender a las personas con este trastorno asciende a miles de millones de dólares” concluyó Krakower.

 


Rosenheck R., Leslie D, Sint K, Haiqun L, Robinson DG, Schooler NR, Mueser K, Penn D,Addington J,  Brunette MF, Correll C, Estroff S, Marcy P, Robinson J, Severe J,  Rupp A, Schoenbaum M, Kane J. Cost-Effectiveness of Comprehensive, Integrated Care for First Episode Psychosis in the NIMH RAISE Early Treatment Program. Oxford Jorunals – Schizophrenia bulletin. Marzo 2016. Disponible en: http://schizophreniabulletin.oxfordjournals.org/content/early/2016/01/19/schbul.sbv224.short?rss=1

El estudio fue respaldado por la Ley de Recuperación y Reinversión Estadounidense y el NIMH. Varios autores han declarado relaciones económicas con compañías farmacéuticas, todas las cuales están enumeradas en el artículo original. El Dr. Krakower ha declarado no tener ninguna relación económica pertinente.